¿Con qué frecuencia hay que cambiar las sábanas?

pareja haciendo la cama

¿Sabes cada cuántos días deberías cambiar las sábanas de tu cama? Algunos dicen que hay que hacerlo cada semana, mientras otros, que se puede esperar hasta dos semanas. Entonces, ¿quién tiene razón?

La verdad es que no hay una respuesta correcta ya que depende de varios factores, como la frecuencia con la que sudas, si comes en la cama o la suciedad que haya en tu dormitorio, entre otros.

En este artículo hablaremos de todo lo que afecta al tiempo para cambiar las sábanas y te ofreceremos algunos consejos para que mantengas tu cama limpia.

¿Cada cuánto hay que cambiar las sábanas?

Es una pregunta que no tiene una respuesta correcta única. Dependiendo de tus hábitos, puede que necesites cambiarlas semanalmente o cada dos semanas. Y es que hay algunas situaciones o hábitos que afectan a la frecuencia con la que debes lavar las sábanas

  • ¿Sudas por la noche? Si al dormir tienes calor o tiendes a sudar durante la noche, tendrás que lavar tus sábanas con más regularidad. Los sudores nocturnos pueden hacer que tus sábanas se manchen y terminen oliendo mal, especialmente si duermes sin ropa.
  • Mujer haciendo la cama con un perro sobre el colchónSi tienes mascotas, es posible que duerman de vez en cuando en tu cama. Si es tu caso, tendrás que cambiar las sábanas más a menudo para evitar las alergias o los olores de las mascotas.
  • Si comes en la cama, deberás poner sábanas limpias más frecuentemente, y es que los alimentos pueden mancharlas y atraer insectos o favorecer la aparición de ácaros, que se alimentarían con los restos.
  • El nivel de limpieza de tu habitación afecta a la higiene de tus sábanas. Si tienes una habitación ordenada, probablemente puedas esperar un poco más entre lavados. Pero si tiene polvo o está desordenada, seguramente necesites sábanas limpias a menudo.

Así que, en general, la mayoría de personas deberían cambiar sus sábanas cada una o dos semanas. Si tienes una vida ajetreada o duermes en un ambiente caluroso, tendrás que lavarlas con más regularidad. Y si tu dormitorio está especialmente limpio y ordenado, probablemente puedas esperar un poco más.

¿Por qué hay que cambiar las sábanas?

Existen varias razones por las que deberías cambiar tu ropa de cama habitualmente. Y es que las sábanas sucias pueden:

  • Causar problemas en la piel. Si tienes la piel sensible, puedes desarrollar sarpullidos u otros problemas cutáneos si no las cambias con suficiente frecuencia.
  • Atraer a los insectos y favorecer la aparición de ácaros.
  • Provocar alergias. Si eres alérgico al polvo o al polen, estos pueden acumularse entre las sábanas si no las cambias regularmente y, al final, podrían provocarte una reacción.
  • Ser malolientes. Si sudas por la noche o comes en la cama, los restos pueden empezar a oler mal. Cámbialas para mantener el olor fresco de tu dormitorio.
  • Ser antiestéticas. Si recibes invitados en tu dormitorio, unas sábanas sucias dan muy mala impresión.

¿Cómo lavar las sábanas?

Lavar las sábanas es fácil, basta con meterlas en la lavadora con un poco de detergente suave y poner un ciclo normal. Para un resultado más agradable, puedes añadir un poco de suavizante. Para cuidarlas más, utiliza agua fría, así evitarás que se encojan o destiñan.

Lavar sabanas en lavadora

Si tus sábanas están muy sucias, puedes usar un ciclo caliente o ponerlas en remojo antes del lavado. También puedes añadir una taza de vinagre blanco para ayudar a eliminar cualquier mancha persistente.

Si es posible, seca las sábanas tendidas al aire libre y sería ideal si les diera el sol. Si no tienes más remedio que meterlas en la secadora, utiliza una temperatura baja, porque el calor puede dañar los tejidos delicados y hacer que se encojan.

Si tienes alguna duda sobre cómo lavarlas, consulta la etiqueta para saber cuáles son las instrucciones específicas para este tipo de tejido.

Recuerda que, aunque sean nuevas, debes lavar las sábanas antes de usarlas por primera vez.

¿Cómo mantener la cama limpia?

Además de cambiar las sábanas con regularidad, hay otras cosas que puedes hacer para mantener tu cama limpia:

Aspira el colchón y el somier periódicamente para ayudar a eliminar el polvo o la suciedad que se haya acumulado.

Limpia el colchón cuando sea necesario. Si se derrama algo, límpialo enseguida y no esperes a que se seque. Si la mancha es persistente, puedes utilizar un jabón suave y un trapo húmedo para deshacerte de ella.

Utiliza una funda para colchón, ayudará a mantenerlo limpio y seco. Es especialmente útil si tienes mascotas o niños.

Sacude las almohadas periódicamente, así conservarán su forma y evitarás que se aplasten demasiado.

Es importante ventilar el dormitorio para mantenerlo fresco y limpio. Abre las ventanas todas las mañanas para que entre aire fresco y salga el que lleva cargado de toda la noche. También puedes utilizar un ventilador para hacer circular el aire.

Lo más recomendable es hacer la cama todos los días, porque ayudará a mantener las sábanas limpias y evitará que se arruguen.

Por último, no comas en la cama, así no caerán migas entre las sábanas ni se mancharán.

¿Con qué frecuencia se debe cambiar la funda de la almohada?

La funda de la almohada se debe cambiar al menos una vez a la semana. Si tienes la piel grasa o utilizas productos capilares, tendrás que cambiarla más seguido, y es que una funda sucia puede provocar brotes en la piel y engrasar el cabello.

Mujer acomodando almohada en la camaPara limpiar la funda, basta con meterla en la lavadora junto con las sábanas. Puede lavarla en un ciclo normal con un detergente suave y, si puedes usar agua fría, mejor, ya que evitará que se encoja o destiña. Ante cualquier duda, consulta la etiqueta.

Si está muy sucia, puedes lavarla con agua caliente y agregarle una taza de vinagre blanco también. Si la suciedad es muy persistente, te ayudará dejarla en remojo antes.

Siempre que sea posible, seca la funda de almohada al aire libre en un tendedero. Pero si no tienes más remedio que meterla en la secadora, utiliza una temperatura baja para no dañarla.

Para una mayor higiene, también puedes limpiar la propia almohada, y con 2 o 3 veces al año será suficiente.

¿Con qué frecuencia se deben lavar los edredones y colchas?

Deben lavarse al menos una vez por temporada, aunque si eres alérgico, tendrás que hacerlo con más frecuencia, ya que, si están sucios, pueden provocarte estornudos y mocos.

Para limpiar un edredón, basta con meterlo en la lavadora con un poco de detergente suave. Pero ojo, calcula que la máquina pueda soportar todo ese peso. Si no, puedes ir a una lavandería o encargarlo a una tintorería.

Puedes lavarlo con agua fría en un ciclo suave o, si está muy sucio, utilizar agua caliente en un ciclo normal. Para obtener los mejores resultados, seca la colcha en la secadora pero utilizando una temperatura baja y ten en cuenta que, al ser una ropa de cama gruesa, puede quedar algo de humedad, así que te recomendamos que la ventiles bien antes de ponerla o guardarla.

Para este tipo de accesorio del descanso, es muy importante que consultes la etiqueta para su limpieza.

¿Cuándo hay que cambiar el pijama?

Pijamas sobre la camaEl pijama debe cambiarse tan a menudo como sea necesario, es decir, que si sudas por la noche o lo llevas durante varios días seguidos, tendrás que lavarlo.

Si estás enfermo, es importante que te cambies el pijama con frecuencia. Esto ayudará a prevenir el contagio de la enfermedad y te dará una sensación de mayor confort.

Lo mejor es tener varios conjuntos para poder rotarlos, así siempre tendrás un pijama limpio que ponerte.

También hay que cambiar los pijamas que sean demasiado apretados o incómodos, o si está manchado o tiene agujeros. Debes dormir con un pijama que te resulte cómodo y permita respirar a tu piel.

Conclusiones

Ahora que sabes con qué frecuencia debes cambiar las sábanas y cómo lavarlas, podrás mantener tu dormitorio limpio y confortable.

Cambiar las sábanas con regularidad, así como el resto de elementos de descanso, te ayudará a dormir mejor y a sentirte más fresco por la mañana. Pero recuerda que es sólo una parte del mantenimiento de un dormitorio limpio, así que no esperes más y cambia las sábanas hoy mismo.

¿Te ha resultado útil?
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Evergreen Projects S.L. como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web blogdeldescanso.com, así como consultar la política de privacidad.

Ir arriba