Cómo lavar una almohada: consejos y trucos para una limpieza correcta

Lavar almohada

Seguro que lavas las sábanas de la cama junto con la funda de almohada. Ahora bien, ¿sabías que cada cierto tiempo también debes limpiar tu almohada para evitar la aparición de ácaros y bacterias y prevenir alergias?

Mucha gente piensa que no es recomendable lavarla porque no se seca bien y la humedad de su interior potencia la aparición de ácaros. Sin embargo, es justo el caso contrario. Si no se lava la almohada, la suciedad se acumula y ahí sí que pueden aparecer hongos, bacterias y ácaros.

Cómo lavar una almohada

Antes de lavarla, es imprescindible mirar la etiqueta del fabricante donde se incluyen las instrucciones para su limpieza. En este sentido:

  • Lavar almohada símbolos lavadoEs importante que tengas en cuenta la temperatura máxima recomendada, aunque por regla general no deberías lavarla a más de 40ºC.
  • También debes prestar atención al relleno. Antes de meterla en la lavadora, asegúrate si es de plumas o sintética para evitar deformarla o dañarla. Como ya sabrás, las plumas son muy delicadas y es preferible no arriesgarse.
  • Es recomendable lavar las almohadas entre dos o tres veces al año. Eso sí, cada vez que lo hagas, asegúrate de que no tenga ningún descosido o roto para evitar que aumente de tamaño y pierda parte del relleno en el lavado.

Cómo lavar una almohada según el material de su relleno:

Almohada viscoelástica

almohada viscoelásticaLo primero es saber si se trata de viscoelástica moldeada o transpirable, puesto que estas últimas pueden meterse en la lavadora sin problema. Podrás saberlo mirando la etiqueta. Además, puedes comprobar a qué temperatura debe estar el agua.

Si es una almohada de visco moldeada, no la metas en la lavadora. Tendrás que lavarla a mano de la siguiente manera:

  • Vierte en un recipiente con agua tibia un poco de detergente suave.
  • Humedece un paño para limpiarla mediante movimientos circulares.
  • Sírvete de una toalla para quitar la humedad.
  • Déjala secar en un lugar limpio y bien ventilado.También puedes utilizar una aspiradora empleando su cepillo de cerdas suave para secarla con cuidado.

Almohada de látex

Lavar almohada látexEn el mercado existen almohadas de látex hipoalergénico que no necesitan lavarse, porque evitan el desarrollo de ácaros y bacterias en su interior. Aún así, ten en cuenta que deberás cuidar de su higiene limpiando periódicamente su funda.

En cuanto a las de látex que sí deben lavarse, lo más acertado es olvidarse de la lavadora y hacerlo a mano, salvo que en el etiquetado se especifique lo contrario. Para ello:

  • Llena un recipiente de agua tibia y añade un poco de detergente especialmente indicado para prendas delicadas.
  • Introduce un paño limpio en la mezcla, retira el exceso de agua que pueda tener para no humedecerla demasiado y limpia poco a poco la almohada con movimientos circulares. De esa forma, conseguirás eliminar las manchas.
  • En cuanto al secado, utiliza toallas limpias para acabar con la humedad y colócala en un lugar seco sin que le dé el sol directamente.

Almohada de plumas o plumón

Sabías que...
Las de plumas naturales no deben lavarse, así que comprueba bien cuál es su composición antes de proceder a su lavado.

Almohada plumasEn el caso de las plumas sintéticas, el lavado a máquina está permitido y es recomendable. Eso sí, emplea programas delicados que centrifuguen a bajas revoluciones y cuya temperatura no supere los 40º.

Además, para tener un buen cuidado de este tipo de almohadas, toma nota de estos consejos:

  • Un pequeño truco para sacudir las plumas durante el lavado consiste en introducir pequeñas pelotas de tenis en la lavadora. Envuélvelas en calcetines para que no dañen la almohada.
  • Evita plancharlas.
  • No la seques a más de 60ºC.
  • Remueve las plumas mientras las dejas secar en una superficie plana al aire libre. De ese modo, evitarás que se apelmacen y se secarán antes.

Almohada de fibra o sintética

Se pueden lavar en la lavadora pero deberás asegurarte seguir estos pasos:

Lavar almohada lavadora

  • Escoge un programa especial para prendas delicadas y utiliza un detergente suave.
  • Es importante lavarla con agua tibia y, si es posible, no utilizar el modo de centrifugado o usarlo a baja revolución para evitar dañarla.
  • A la hora de secarla, opta por la secadora (con el ciclo de secado en frío o de calor mínimo) o al aire libre.
  • Si decides dejarla fuera, colócala en una superficie plana y evita que los rayos del sol incidan sobre ella.

Cómo eliminar las manchas de almohada

Las almohadas pierden su color blanco por varias razones. De hecho, en su lugar aparecen antiestéticas manchas amarillas, fruto del sudor que liberamos al dormir para mantener una adecuada temperatura corporal.

Sin embargo, existen otros motivos que pueden explicar las manchas de las almohadas: grasa del cabello, saliva que derramamos al mantener la boca abierta, cremas faciales o sangre.

El mejor consejo para evitar estas manchas es la prevención.

Las fundas de almohada actúan como una barrera protectora eficaz. Pero se deben lavar regularmente.

Manchas amarillas

Para eliminar o disimular manchas amarillas:

Prepara un recipiente con agua y un poco de detergente para prendas delicadas.

Una vez lo hayas mezclado bien, vierte una esponja o trapo limpio, escurre bien el agua y limpia las zonas amarillentas.

También puedes utilizar un poco de lejía para hacerlas desaparecer.

Sangre

En el caso de manchas de sangre recientes, emplea agua fría para disolver la mancha tanto como sea posible.

Si están secas, utiliza un cepillo de dientes para raspar y reducir los residuos al máximo. Después, añade un poco de bicarbonato sódico a una taza de agua fría y extiendela sobre el área manchada.

Utiliza una esponja y haz movimientos circulares para aclarar la mancha y seca la zona con una toalla.

Consejos para mantener limpia una almohada

Lavar almohada fundaCuando compramos una almohada, lo primero que debemos hacer es cubrirla con una funda de algodón para protegerla de las manchas y alargar su vida útil. Incluso es posible decantarse por fundas antiácaros, una protección adicional bastante efectiva.

Otro consejo sencillo y eficaz consiste en sacudir la almohada enérgicamente todos los días para que gane volumen, evitar que se acumule polvo y mejorar tu descanso.

Incluso al cambiar la funda, puedes utilizar un aspirador de mano con filtro HEPA para limpiar todas las partículas.

Y algo importante, no olvides lavar la funda junto con la ropa de cama semanalmente.

También podría interesarte:
Filter by
Post Page
Accesorios descanso Blog
Sort by
¿Te ha resultado útil?
(Votos: 1 Promedio: 5)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Te informamos que los datos de carácter personal que proporciones en el presente formulario serán tratados por Evergreen Projects S.L. como responsable de esta web.

Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: recibir y responder consultas o comentarios enviados a través de la web.

Legitimación: el consentimiento del interesado al hacer uso del formulario.

Destinatarios: Hosting Webempresa Europa S.L.

Derechos: podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en [email protected] así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud.

Información adicional: puedes encontrar información adicional y detallada sobre protección de datos en la web blogdeldescanso.com, así como consultar la política de privacidad.

Ir arriba